Te ofrecemos los mejores planes para disfrutar en
familia
banner_madres

Descubre la ruta del hornillo en la Sierra de Madrid

La sierra norte de Madrid esconde zonas de naturaleza preciosas muy cerca de la ciudad. Os proponemos una ruta por la senda de la Chorrera del Hornillo, que incluye una preciosa cascada. Disfrutar de la naturaleza con un poco de deporte es un plan estupendo para una escapada en familia. Esta senda se encuentra a 50km de Madrid capital, muy cerca de un pueblo llamado Santa María de la Alameda, donde se recorre la cuenca del río Aceña y el arroyo del Hornillo.

ruta-sierra-de-madrid-senda-hornillo-papis-y-pekes

Es una ruta es corta y circular, en total 4,5km. Se puede hacer con niños perfectamente, pero para el carrito hay algunos tramos que pueden resultar complicados por el tipo de suelo. Se puede completar en dos horas, incluyendo dos o tres paradas para los peques.

Para llegar al punto de inicio hay que ir en coche por la carretera Las Rozas- Ávila (M-505) hacia el Escorial hasta el puerto de la Cruz Verde, donde se ha de tomar la desviación a Robledondo. Se conozca o no la zona, es aconsejable disfrutar desde alguno de los miradores de la panorámica del Escorial. Cuatro kilómetros más adelante llegamos al lugar donde empieza esta ruta.

ruta-sierra-de-madrid-senda-hornillo-papis-y-pekes-2

Al comienzo de la ruta hay un aparcamiento que incluye un área con mesas para comer, aunque otra opción es comer a lo largo de la excursión. El inicio está claramente indicado con unos paneles informativos.

Al comienzo de la ruta se cruza un pequeño puente y ya se puede observar el primer salto de agua de la senda. Aproximadamente un kilómetro después del comienzo, encontramos la cascada llamada Chorrera del Hornillo, la cual tiene diez metros de salto de agua. El margen derecho de la cascada permite disfrutarla sin peligro desde distintas alturas y es la mejor si se va con niños. Muchas personas solo caminan hasta esta zona y regresan.

Si queremos hacer la ruta completa hay que seguir el camino remontando el arroyo del Hornillo hasta llegar a un puente hecho con troncos que habrá que cruzar. Tras cruzar el puente hay que subir una pendiente un poquillo dura, pero bien señalizada. Después del pequeño esfuerzo, encontramos un mirador con excelentes vistas. Desde este mirador la senda desciende hacia el valle del rio Aceña por una senda rodeada por hileras de piedras.

La bajada termina en una granja con vacas en la que hay que girar siguiendo el camino forestal a la izquierda y el curso del rio Aceña. Más adelante se pueden ver caballos y después de unos metros más, está el aparcamiento donde dejamos el coche.

Carmen Traveller

Imágenes decidas por www.fotonazos.es

¿Te ha gustado? Tu opinión nos importa

Ayúdanos a crecer

Con un simple clic nos ayudarás mucho mucho a seguir trabajando para traerte los mejores planes para ti y tu familia!!


Te recomendamos

¿Algo que decir?