Te ofrecemos los mejores planes para disfrutar en
familia
banner_madres

mi-hijo-no-come

Comer es un acto fisiológico y necesario para vivir y desarrollarse de manera saludable. Pero el hábito de la alimentación va más allá porque en él juegan un papel importantísimo los factores emocionales y porque permite el desarrollo de capacidades en el niño de una manera distendida y casi lúdica. Por ello, en opinión de sus autores, Mi hijo no come no está pensado sólo para padres de niños especialmente difíciles o que se encuentran con dificultades en el proceso de enseñar el hábito de la alimentación a sus hijos, sino para todos aquellos que pretendan entender la relación de los niños con la alimentación y quieran acompañarlos en las distintas etapas por las que necesariamente han de pasar, hasta conseguir que la hora de la comida sea sinónimo de un buen rato en familia.

 

Rocío Ramos-Paúl, directora del centro de psicología Biem y presentadora del famoso programa de TV dedicado a la educación, y el psicoterapeuta Luis Torres Cardona proponen al lector una obra amena, llena de consejos prácticos para poder evaluar e identificar cuándo y cómo se inicia un mal hábito, qué hacer para solucionarlo o cómo prevenirlo. Un libro que, en definitiva, pretende ser un alegato a favor de la recuperación de costumbres, de forma que el momento de la comida se convierta en uno de los más importantes de la vida en familia.

 

Para los autores de este libro, cómo se come es igual de importante que qué se come. Por eso también es conveniente la lectura de Mi hijo no come para aquellos padres que piensan que el tiempo todo lo resuelve sin tener que intervenir. Porque la “no conducta” trae consecuencias similares en educación a la “conducta inadecuada”. Se trata de cubrir la necesidad que tiene el niño de hábitos y límites claros, porque eso lo convertirá en un niño feliz. Y comer todos alrededor de una mesa respetando las normas y atendiendo a los comensales es una oportunidad maravillosa de aprender a convivir con otros.

 

El lector no encontrará en las páginas de este libro la fórmula para forzar a un niño a comer, ni cómo hacer para que coma la cantidad que cada uno considera necesaria, ni cómo conseguir que no proteste nunca ante un plato de comida, ni tampoco recetas mágicas que hagan al niño comer. Los niños tienen que protestar cuando se les contraría en algo y es sano que lo hagan. Pero tienen que aprender cómo hacerlo adecuadamente, sin manipular a los padres ni exigir. Es en esta teoría en la que se sustenta Mi hijo no come.

 

La metodología que Rocío Ramos-Paúl y Luis Torres Cardona presentan en este libro responde a la experiencia con la que ambos se enfrentan a diario en su consulta cuando reciben a padres que dicen aquello de “mi hijo no come”. Todas las estrategias que proponen en esta obra son fruto de esa experiencia y resultan efectivas para niños de más de seis meses y hasta nueve o diez años. Por tanto, sea cual sea la edad de sus hijos, los lectores encontrarán en este libro muchas pistas para empezar con los cambios que resultan necesarios si se quiere hacer de los niños futuros adultos que disfruten del momento de la comida.

 

Mi hijo no come tiene como objetivo generar un esquema de intervención a través de una metodología concreta, de forma que se consiga instaurar un buen hábito de alimentación, resolver las dificultades que se vayan presentando a la hora de la comida, facilitar el aprendizaje de hábitos posteriores y descubrir cómo se resolvieron casos similares. En definitiva, a lo largo de estas páginas los lectores no encontrarán qué tienen que comer sus hijos sino cómo tienen que comer.

¿Te ha gustado? Tu opinión nos importa

Ayúdanos a crecer

Con un simple clic nos ayudarás mucho mucho a seguir trabajando para traerte los mejores planes para ti y tu familia!!


Te recomendamos

¿Algo que decir?