Te ofrecemos los mejores planes para disfrutar en
familia
banner_madres

Entrevista a Silvia Álava

silvia-alava-psicologa-queremos-hijos-felices-papis-y-pekes-2

Hoy entrevistamos a Silvia Álava, psicóloga y al frente del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y autora del libro “Queremos hijos felices”.

Hola Silvia, estamos encantados de poder compartir un ratito contigo.

El título de tu último libro “Queremos hijos felices”, resume perfectamente lo que queremos todos los padres para nuestros hijos. Pero a veces las dudas, los miedos y la inexperiencia nos llevan a cometer errores. ¿Es más difícil educar ahora que antes?

Los padres de hoy en día lo tienen más difícil que hace 30 años, pues cuentan con menos tiempo para estar con los niños, y éstos se ven sometidos a presiones que antes no existían, pero eso no implica que los niños estén peor atendidos, además, no se puede generalizar.

Hay muchas variables individuales a tener en cuenta, pero sí que es verdad que los trabajos de hoy en día son muy exigentes, con jornadas muy largas que impiden la posibilidad de ir a recoger a los niños del colegio, hacer con ellos los deberes… además en ocasiones los padres tiene incluso que terminar su trabajo desde su casa, con lo que pueden estar aún menos tiempo con los niños… todo ello sumado a la presión de la sociedad de consumo, que en ocasiones trata a los niños como meros objetos de campañas de marketing, bombardeándoles con mensajes sobre lo que tienen y lo que no tienen que comprar para ser felices… pone a padres e hijos en una situación de convivencia que puede llegar a ser complicada.

 ¿Qué errores son los más comunes que cometemos a la hora de educar a los niños?

Hoy en día uno de los errores más comunes en la educación es la sobreprotección a los niños. Hay que ayudar a los niños a superar las situaciones, no solventárselas nosotros. Resolverles el conflicto, en lugar de guiarles y ayudarles para que ellos aprendan a solventar sus problemas por ellos mismos es caer en la sobreprotección.

Cuando sobreprotegemos a un niño, estamos impidiendo que desarrolle las habilidades necesarias para solventar sus dificultades, y con esto corremos el riesgo de que se conviertan en niños dependientes, incapaces de solucionar sus propios problemas en el futuro.

No olvidemos que los niños están preparados para hacer cosas solos desde bien pequeños, cómo por ejemplo [1]:

  • No le des de comer; que coma él solo aunque se le caiga algo.
  • No le vistas, aunque tarde más, que se vista el solo.
  • No lleves la sillita de paseo si ya tiene edad de no ir en ella.
  • Quítale al pañal cuando corresponde aún a riesgo de que en ocasiones se le va escapar…
  • Por ejemplo, el chupete es algo de bebés, un niño de tres años no debe usarlo…
  • Desayunamos en taza, no en biberón…

 ¿Cómo debemos enfrentarnos los papás frente a una conducta no adecuada?

Cuando los padres acuden al Centro, y nos cuentan las conductas inapropiadas de sus hijos, siempre les pedimos que se paren a observar la situación, qué es lo que está ocurriendo. Incluso les pedimos a los padres, que es algo a lo que también invitamos a los lectores, a que realicen registros de los conflictos o las situaciones complicadas; que lo apunten en un papel: cuál es la situación, (día, hora, donde estaba el niño, con quién…), qué hace o dice literalmente el niño, y es muy importante que el adulto observe muy bien qué es lo que hace él mismo en estas ocasiones, cuál es su forma de reaccionar…

Al analizar cada una de las situaciones en las que el niño no tiene una conducta adecuada, encontramos que muchas veces lo que está ocurriendo es que el niño está realizando una llamada de atención; quiere que sus padres le hagan caso, dejen de hacer lo que están haciendo y le miren y estén con él, aunque sea para regañarle o castigarle. Por eso los psicólogos insistimos que en estos casos nos va a funcionar mejor la retirada de atención, mejor que el castigo o la regañina. Y por supuesto, utilizar mucho el refuerzo, es decir atender al niño, prestarle atención, alabarle y hacerle ver e incluso decirle lo contentos y orgullosos que estamos cuando se comporta correctamente.

¿Qué consejos les darías a los papás que tengan hijos en una edad tan complicada cómo los 2-5 años?

Ante todo que no pierdan la paciencia, ni la ilusión, ni la esperanza. Están en una edad preciosa, pero difícil, en la que si lo hacemos bien, si sentamos bien las bases de la educación, estimulando a los niños a ser autónomos, si les estimulamos para que desarrollen todo su potencial y trabajamos su inteligencia emocional, van a conseguir unos resultados maravillosos; no solo que sus hijos sean muy felices a corto plazo, sino que les van a ir preparando para el futuro, dotándoles de las competencias que van a necesitar en sus próximos años y que les ayudarán a ser seguros, libres e independientes.

¿Cómo deben enfocar la educación de sus hijos los futuros papás?

Es importante que ambos padres estén de acuerdo en la educación que quieren dar a su hijo y que sigan las mismas pautas. En educación no funciona la fórmula “poli bueno-poli malo”, sino que ambos padres deben de actuar en equipo y siguiendo la misma línea.

Es importante que desde el primer momento tengáis claro qué es lo que queréis para vuestro hijo, que se establezcan las normas, los límites que os guiarán en su educación y que servirán para darle seguridad y confianza al niño, sin olvidar la importancia del modelo que vosotros mismos sois para vuestros hijos. La principal fuente de aprendizaje de un niño es el modelado, los niños copian a sus adultos de referencia (que son padres y hermanos), por eso debéis de tener muy claro cómo actuáis delante de ellos, por eso lo que hagáis es lo que ellos van a reproducir. Con los niños no vale decirles que tienen que hacer lo que les decimos que hagan, ya que van a hacer lo que nos vean hacer.

¿Qué pueden encontrar nuestros lectores en tu libro?

En el libro explicamos de forma muy práctica técnicas, recursos y estrategias a seguir para conseguir no solo que los hijos sean felices, sino cómo sobrellevar el día a día de los padres trabajadores, sin que suponga una batalla diaria, consiguiendo que los niños obedezcan y hagan lo que les corresponde, pero con un menor desgaste emocional para toda la familia, tanto para los padres, como para el niño.

He dedicado varios apartados a temas tan de actualidad como el sentimiento de culpabilidad de los padres, la importancia de las normas y los límites, cómo no caer en la sobreprotección, la influencia de la tecnología, las nuevas modalidades de familia, la presión consumista que impone la sociedad, cómo trabajar la inteligencia emocional en los niños o cómo utilizar el refuerzo, una de las armas más poderosas que se pueden utilizar en educación.

Además, hay una parte muy especial del libro que he querido dedicar a la enseñanza de los valores. Tenemos que inculcar a los niños valores tan importantes como la gratitud, la honestidad, la responsabilidad, el esfuerzo… y para ello es fundamental la figura de los padres, ya que como decíamos, son el modelo que niños van a seguir.

Gracias por compartir tu tiempo y experiencia con nosotros y nuestros lectores

[1] Extraído del libro: “Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron”. Editorial JdeJ Editores.

Silvia Álava Sordo
Colegiado M-16238
Directora del Área Infantil

Centro de Psicología Álava Reyes
Madrid 28 de diciembre de 2014
Blog: www.silviaalava.com

 

¿Te ha gustado? Tu opinión nos importa

Ayúdanos a crecer

Con un simple clic nos ayudarás mucho mucho a seguir trabajando para traerte los mejores planes para ti y tu familia!!


Te recomendamos

¿Algo que decir?